Cheesecake de Limón KETO sin Hornear: Pay de Queso Refrescante y Fácil de Preparar

Cheesecake de Limón KETO sin Hornear: Un Postre Refrescante y Fácil de Preparar

El Cheesecake de Limón sin hornear es un postre delicioso y refrescante que cautivará tu paladar con su suave textura y sabor a limón.

Lo mejor de todo es que no necesitas encender el horno, lo que lo convierte en una opción perfecta para los días calurosos o cuando buscas un postre rápido y sin complicaciones. ¡Vamos a sumergirnos en esta deliciosa receta!

Ingredientes:

Para la base:

  • 1 1/2 tazas de galletas bajas en carbohidratos trituradas (puedes usar galletas de almendras o coco para una versión keto)
  • 1/4 taza de mantequilla derretida
  • 2 cucharadas de edulcorante keto (como eritritol o stevia)

Para el relleno:

  • 16 oz (450 g) de queso crema, a temperatura ambiente
  • 1/2 taza de crema batida (nata para montar) sin azúcar
  • 1/4 taza de jugo de limón fresco
  • 1 cucharadita de ralladura de limón
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1/3 taza de edulcorante keto (ajusta la cantidad al gusto)

Instrucciones:

  1. Preparar la Base: En un tazón, mezcla las galletas trituradas con la mantequilla derretida y el edulcorante keto. Presiona la mezcla de galletas en el fondo de un molde desmontable para tarta o un molde para pastel. Asegúrate de cubrir uniformemente toda la base del molde. Refrigera mientras preparas el relleno.
  2. Preparar el Relleno: En otro tazón grande, bate el queso crema con una batidora eléctrica hasta que esté suave y cremoso. Agrega el jugo de limón, la ralladura de limón, el extracto de vainilla y el edulcorante keto. Mezcla bien hasta obtener una mezcla suave y homogénea.
  3. Agregar la Crema Batida: En un tazón aparte, bate la crema batida hasta que obtengas picos firmes. Con movimientos suaves y envolventes, incorpora la crema batida a la mezcla de queso crema y limón. Asegúrate de que todos los ingredientes estén bien integrados para obtener una textura ligera y aireada.
  4. Verter y Refrigerar: Vierte la mezcla de cheesecake de limón sobre la base de galletas en el molde. Extiende uniformemente con una espátula. Cubre el molde con papel film o una tapa y refrigéralo durante al menos 4 horas o preferiblemente toda la noche para que tome una consistencia firme.
  5. Decorar y Servir: Antes de servir, puedes decorar el cheesecake de limón con rodajas de limón, ralladura de limón o incluso una pizca de cacao en polvo sin azúcar. Corta porciones y disfruta de este refrescante y delicioso cheesecake de limón sin hornear.

Beneficios del Cheesecake de Limón sin Hornear:

Este cheesecake de limón sin hornear es una excelente opción para quienes siguen una dieta keto o baja en carbohidratos. Está lleno de sabor a limón y tiene una textura suave y cremosa que te hará regresar por más. Además, al no requerir cocción, es una receta rápida y fácil de preparar, perfecta para cualquier ocasión.

Así que, ¿por qué no deleitar a tus seres queridos (¡o a ti mismo!) con este delicioso postre de cheesecake de limón sin hornear? Es una manera refrescante y satisfactoria de terminar una comida o simplemente para disfrutar como un capricho ocasional. ¡Disfruta cada bocado!

Deja un comentario